Cuando un Alphonse Mucha salvaje aparece.

Humildemente acepto que antes de elegir la asignatura de Historia del Arte, todo aquello conocido como obra maestra, como patrimonio artístico de la humanidad, no me convencía. Sentía que la elección de los grandes artistas podía haber llegado haber sido injusta. ¿Por qué había autores expuestos en museos de gran prestigio internacional? ¿Por qué había pintores, dibujantes y escultores que no? En mi opinión, ningún crítico tenía derecho a poner aquellas que eran conocidas como grandes obras a la vista del turista nacional y extranjero, del erudito del arte, o del alumno que ha llegado allí por obligación. Sin embargo, mi opinión era producto, como ocurre en muchas ocasiones, de la ignorancia.

Eso no quiere decir que no tenga mis preferencias, o que no haya obras que haya observado frente a frente sin encontrar algo en ellas que llegue a emocionarme. Simplemente, no me gustan, y ya está.

Sin embargo, después de haber recorrido una cantidad considerable de museos por Europa este verano, he descubierto el poder que tiene el arte en directo, y si hay algún autor que ha ejercido especial reconocimiento, pasión y (¿por qué no?) envidia de la sana en mí, ha sido Alphonse Mucha. (O Alfons Muxa para los checos)

Mucha, artista perteneciente a la estética Art Nouveau, me pareció un hombre tan multitarea y de tan pintoresco estilo, que no pude sino ser una de las personas del grupo interrailero que presionó para encontrar el museo dedicado a este pintor, y artista decorativo checo. Entre otros trabajos, realizó la decoración de las vidrieras de la famosa catedral de San Vito, hizo los carteles de teatro para las obras representadas por Sarah Bernardt y los sellos, billetes y otros documentos para la nación checoslovaca cuando ésta obtuvo la independencia. Asímismo realizó multitud de diseños para objetos de hogar o la decoración para el interior de palacios de familias acaudaladas.

Su particular estilo hizo que me prometiera a mí misma basarme en sus litografías para imaginar una obra propia que aquí os dejo. Se trata del cartel de la obra de teatro Fortunata y Jacinta en la que tuve el privilegio de interpretar a Fortunata. El grupo de teatro al que pertenezco (y del que me tengo que desligar este año, ya que me traslado a Madrid) representamos la obra en Junio en el teatro local.

Fortunata y Jacinta

Sobrevivir al InterRail.

Después de tres años planeando en nuestra cabeza el InterRail, 2015 llegó como un abrir y cerrar de ojos, y mis amigos y yo nos encontramos de repente en una tremenda encrucijada: Para hacer un viaje era necesario planear cómo íbamos a hacerlo, qué ruta íbamos a seguir, qué trenes íbamos a coger y dónde íbamos a alojarnos. Nunca nos habíamos visto en semejante embrollo, y parecía que no íbamos a ser capaces de organizarlo todo a tiempo. Así que, desde que nos sentamos a planear seriamente el viaje hasta que nos subimos al avión, pasaron nada más y nada menos que nueve meses y aun así, fue necesario improvisar sobre la marcha en más de una ocasión, rezar un poquito, y mantenerse bastante alerta.

Pero dado que esto se trataba del InterRail, a nadie pareció importarle el que los trenes se cancelaran, quedaran atrapados en mitad de una tormenta, o que tuviéramos que dormir en asientos irreclinables o en estaciones llenas de gentes variopintas. En este tipo de viaje, la clave está en tomárselo con calma, aceptar que las cosas pueden torcerse MUCHO y verlo todo con mucho humor. Y es que cuando llevas una mochila de 13 kilos a la espalda, todo el mundo te mira como si fueras a robarle el alma. Por eso, el qué dirán por el olorcillo que llevas a cuestas tras tres días tratando de llegar a la siguiente ciudad es el menor de tus problemas.

Sin embargo, ese es precisamente el encanto del interrail mochilero y de presupuesto mínimo: Subirse a trenes, no encontrar asiento y conocer a gente mientras viajas hacinada entre vagones; quedarse atrapado en un tren en medio de una tormenta y tener que buscarte la vida para llegar a tu destino; conseguir mapas gratis para no perderte en una ciudad; sobrevivir a base de bocadillos y agua de grifo en Europa central; y vivir la vida loca en Europa del Este.

Cada InterRail es muy particular, y cada grupo vive experiencias completamente diferentes, pero si hay algo que todos tienen en común, es que es un viaje que engancha, que te hace crecer, aprender a perder vergüenza y prejuicios y a querer (u odiar) más a tus compañeros de viaje. Así que si vais a animaros a viajar con el pase InterRail, no llevéis la mochila muy llena, asumid que os van a echar de todos los sitios, echadle humor al asunto, y no os agobiéis: Todos los raíles llegan a Roma… Aunque no a la misma velocidad. ¡Así que hay que tener paciencia!

Comienza el curso…

¡Hola de nuevo!

Ha llegado Septiembre, lo que solamente puede significar una cosa: que mis vacaciones blogueras (tanto en YouTube como aquí) han llegado a su fin. Como aperitivo de esta nueva temporada os dejo con el cortometraje En Desacuerdo que grabé en Julio con ayuda de mis compañeros (y amigos) del Bachillerato de Artes (con algún que otro cameo de unos buenos amigos de otros Bachilleratos que se animaron a participar).

Tanto desde aquí como desde YouTube agradezco a todos los que estuvisteis allí vuestro ánimo y vuestra paciencia a la hora de rodar, pues grabar un corto lleva mucho trabajo: Se repiten tomas, se cambian planos, se pasa calor, frío, y la directora echa de vez en cuando pequeños rapapolvos cuando ya está cansada y hundida en el pozo de la desesperación. Por todo ello y por muchísimo más, gracias. Sinceramente espero que este no sea el último.

Con esto y con lo que está por venir doy por comenzado el curso. ¡Nos vemos en internet!

Hello again!

September is here, which means only one thing: My blogging holidays (both in YouTube and here) are over. As an appetizer I leave you here the shortfilm called En Desacuerdo that I made in July with my classmates (and friends) of the Arts Bachillerato (with a cameo of some friends from other Bachilleratos who were keen on participating).

Both from here and YouTube I render thanks to everyone who was there your aim and patience when recording, since making a short-film takes a lot of effort: It is necessary to repeat takes, to change shots, sometimes it is freezing or scorching when we are outdoors, and the director cabn tell you off when se is tired and falls into the pit of despair. That is why I say thank you to all of you. I sincerely hope this short-film is not the last one we make together. 

With this and what is yet to come I consider that the new season has begun. I see you on the internet! 

“En desacuerdo”, a new short film.

Vuelvo con los cortometrajes con una nueva producción llamada En Desacuerdo. Ahora mismo lo estoy editando y lo subiré pronto a YouTube. ¡Estad atentos a mi canal! Os dejo con el teaser: 

I am coming back with the short films with a new production called En Desacuerdo (We Disagree). I am editing it right now and it will be soon uploaded in YouTube. Keep your eyes on my channel! This is the teaser:

I claim.

Ya que acabo de recibir la confirmación de mi matrícula de la universidad, pensé que sería una buena idea subir estos dos dibujos: El primero lo hice antes de comenzar bachillerato, el segundo, durante mi último año.

Cuando tuve que decidir qué rama de bachillerato quería escoger, acabé por escuchar por todas partes, que si me decantaba por artes estaría malgastando mi talento para el estudio, y que, al tener muy buenas notas, debería estudiar para abogada, científica o para ser alguien importante.

Decidí hacer artes, y no me arrepiento. He aprendido muchísimo acerca de lo que a mi verdaderamente me gusta, y considero que he terminado mis estudios en el instituto con el conocimiento suficiente para comenzar mi carrera con la base que necesito.

Desde mi portátil, defiendo la tercera rama del Bachillerato, y, contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, nosotros, los estudiantes de arte, no somos una banda de gente vaga e inútil: Nosotros creamos sueños, y cambiamos este mundo para que sea un lugar mejor a través de ideas y de formas diferentes de ver la realidad. Vemos más allá, y nuestra decisión, es tan válida como la de cualquier otro.

Since I have just received the confirmation of my university tuition, I thought it would be a good idea to upload these drawings: the first one was made before starting Bachillerato, the second one, during my last year of it.

At the time when I had to decide which branch of studies I would choose for the last two years of high school, I ended up hearing all the time that if I chose arts I would waste my talent for studying, and that, as I had very good marks, I was meant to be a lawyer, a scientific, or someone important.

I decided to do arts. I don’t regret it. I have learnt a lot about what I actually like and I consider I have finished this phase with the knowledge I need to start my degree properly.

From my laptop, I defend the third branch of Bachillerato, and contrary to what almost everybody think, we, art students, are not a bunch of lazy, useless people: We create dreams, and turn this world into a better place through different ideas and forms of seeing reality. We look far beyond, and our choice, is as valid as anyone’s else.

*Bachillerato: In Spain, during the two last years of high school, we have to choose between three branches of knowledge: Arts, Science, Social Science.

Our Cure

This is a short film I made with the collaboration of my friend Althea Villa months ago. In order to make it we spent the whole day at Bilbao asking different people what they where afraid of. As I had never worked with random and anonymous people, what seemed to be at first an awkward project, ended up being a very enriching experience.

Este es un corto que hice con la colaboración de mi amiga Althea Villa hace unos meses. Para realizarlo, pasamos el día en Bilbao preguntando a personas diferentes a qué tenían miedo. Como no había trabajado nunca con gente anónima, lo que parecía ser en primer lugar un proyecto raro e incómodo, acabó transformándose en una experiencia muy enriquecedora.